Austria, Europa

3 DÍAS EN VIENA. PARTE 2. En el centro :una Catedral, curiosidades de una emperatriz y un concierto de cuerda.

“Usted no sabe cuánto he amado a esa mujer”
10 de septiembre de 1898.
Francisco José I pronunciaba estas palabras tras recibir la noticia.
Se encontraba tras su mesa , afrontando las tareas propias de su cargo: Emperador de Austria.

Lejos de allí, concretamente en la orilla del suizo Lago Lemán, su esposa se disponía a tomar el transbordador con su dama de compañía.
Un hombre choca contra ella, cae al suelo aturdida pero se levanta y toma el barco.
Comienza a marearse y en ese momento descubren la discreta herida que un estilete había provocado en su pecho.

El anarquista italiano Luigi Lucheni acababa de asesinar a una de las emperatrices más famosas de la historia: la Emperatriz Sissi.

Palacio de Hofburg.Viena
Exterior del Palacio de Hofburg.

4 de mayo de 2017. Nuestra audioguía en el Palacio de Hofburg nos remonta a la historia de una de las familias más poderosas de Austria, Los Habsburgo. Y en concreto a la forma de vida y peculiaridades de una mujer que, unos tachan de excéntrica, otros de inadaptada… Pero que a mí me parece una rebelde y una adelantada a su época.
El Palacio de Hofburg fue el lugar de residencia de esta monarquía durante más de 600 años.
Comprende La Biblioteca Nacional, una capilla, los Apartamentos Imperiales y el Museo de Sissi entre otros.

Durante el recorrido por este museo, vamos conociendo más datos de la intensa vida de la Emperatriz.
La casaron con 16 años y entró en mundo completamente ajeno al suyo. Quería huir de unas ataduras que ella no buscó; alejarse y no ser objeto de tanta atención, críticas y opiniones que iban ligadas al solo hecho de ser quien era.
Viajar, aprender, hacer deporte… Eran sus principales vías de escape y los salvavidas a los que agarrarse sobre todo cuando perdió a dos de sus hijos.

Motivos naturales en una de las habitaciones de la emperatriz. Palacio de Hofburg, Viena.
Motivos naturales en una de las habitaciones de la emperatriz.

La belleza de Elisabeth era conocida mundialmente y ella la cuidaba tal vez hasta el exceso, ya que se sometía a dietas muy estrictas o cepillaba su pelo ¡durante 2h cada día!
En realidad se lo cepillaban… Mientras, aprovechaba este tiempo para leer y aprender idiomas.
Teniendo en cuenta que llegó a hablar 5 y que tardaba un día entero en lavarse la cabellera en cuestión (con huevos y coñac…) os podéis hacer una idea de la longitud de la misma.
Ese y una cintura de 45 cm fueron sus rasgos físicos más distintivos.

Sissi EMperatriz. Palacio Shonbrunn. Viena
Esta recreación se encuentra realmente en el Palacio de Schönbrunn.

 

Durante la visita a su habitación pudimos ver los artilugios con los que hacía deporte. Cuando veo las anillas colgando del marco de la puerta…  (Es una pena pero apenas tengo fotos).

Sus viajes y el mantenerse alejada de la corte y de sus tareas cada vez con más frecuencia y por más tiempo, no le hacían ganarse la simpatía de muchos, pero la tía era auténtica.

Parece que centro toda la visita al Palacio en Sissi, pero también se dan datos del día a día del Emperador, la sobriedad de sus estancias personales, el lugar en el que se desarrollaba su jornada laboral…
Te explican cómo se calentaban las habitaciones, puedes ver una recreación de una mesa lista para una cena…

Cena en el Palacio de Hofburg. Viena.
Las figuras más importantes se colocaban en el centro y en los extremos en orden decreciente de “categoría” los demás.
Solo estaba permitido hablar con el de al lado. Muy lujoso , pero no sé si muy divertido…

Fue una visita muy amena y que la gente suele disfrutar.

Este palacio está en pleno centro de Viena, muy cerquita de la Escuela Española de Equitación, del Museo Albertina y de la Catedral (la Stephansdom).

Catedral de Viena. Templo de San Esteban. Stephansdom.
Vista de la Catedral desde Stephansplazz.

¡Qué bonita es! Todo ese colorido lo componen más de 250.000 azulejos.

Después de recorrer su interior pudimos subir y verlos más de cerca.

Viena desde la Catedral Stephansdom
Tras las alambradas que protegen a los turistas de la caída libre.

 

Arriba, también se encuentra la famosa campana.  Conmemora la  victoria sobre el  segundo asedio turco y fue hecha fundiendo los cañones que dejaron abandonados.

Campana Stephandom. Viena

 

Este gran templo se construyó alrededor del año 1137 sobre las ruinas de una iglesia anterior dedicada a San Esteban.  

Gótico y románico constituyen un interior con 3 templos , varios altares y un subsuelo en el que descansan nobles de la ciudad.

Interior de la Catedral de San Esteban. Stephansdom, Viena
Interior de Stephansdom.

 

A lo largo de su historia, fue testigo de múltiples acontecimientos como por ejemplo la boda de Mozart.

Esculturas en piedra en el interior de la Catedral de San Esteban. Stephansdom, Viena
Esculturas en piedra en el interior .

 

En toda la ciudad hay múltiples iglesias. Algunas, con un exterior nada llamativo, te dejan boquiabierto al entrar.

Iglesia Jesuita de Viena.
Iglesia Jesuita de Viena.

Otras se ven a centenares de metros de distancia y son auténticas obras de arte.

Iglesia de San Carlos Borromeo. Karlskirche. Viena.
Tulipanes, un cielo azul y el camioncito de los helados en el exterior de la Iglesia de San Carlos Borromeo. (Karlskirche )

 

Iglesia de San Pedro (Peterskirche). Viena. Al lado de Stephansdom, catedral de Viena
Esta ya fue al anocher. Es la Iglesia de San Pedro o Peterskirche, muy cerca de Stephansdom.

Y religión e historia a un lado, seguimos avanzando en nuestro viaje.

A ver, hay 3 cosas sin las que en teoría no te puedes ir de Viena : ver un concierto, probar la Tarta Sácher y degustar un Wiener Schnitzel . Yo añadiría subirte a la vieja noria en el Prater y perderte por los jardines de Schönbrunn, pero puede valer.

Pues hicimos las tres el mismo día. Por si acaso. Porque somos así. No vaya a ser. Que nos quiten lo bailao.

Wiener Schnitzel .Viena .Plato típico.
La gastronomía también es cultura dicen. No le haremos ascos pues… Escalope vienés.

 

Tarta Sácher. Sachertorte.Viena. Postre típico
Famosa Sachertorte. Con chocolate negro y mermelada de albaricoque es el postre más famoso.

 

Al salir de Hofburg, un caballero vestido elegantemente de rojo nos enredó para ir a uno de los conciertos. No fue barato, pero era una experiencia diferente.

Un chelo, varios violines y un piano, nos hicieron viajar entre Mozart, Vivaldi, Strauss… Intercalando entre pieza y pieza anécdotas y  detalles curiosos de los tres.

Además, pudimos ver a  una bailarina que hizo maravillas para el poco espacio que tenía y escuchar fragmentos de ópera , cantados entre otros por una mezzosoprano.

Hicimos alguna foto que salió fatal, pero queda el recuerdo al  menos.

En la recepción de la Casa de la Música. Haus der Musik, Viena.
En la recepción de la Casa de la Música.

 

Concierto en la Haus der Musik. Viena.
Final del concierto en la Haus der Musik.

 

Como indico en el pie de foto, el concierto tuvo lugar en la Casa de la Música.  Pero en el edificio de la Ópera por supuesto también hay espectáculos.

Puedes visitarlo adquiriendo entradas que al parecer oscilan entre menos de 10 euros los pases para verla de pie, y los como mínimo 150 que cuesta ya la butaca.

Hay también visitas guiadas pero finalmente solo vimos el hall y exterior del edificio.

Exterior de la Ópera de Viena.
Exterior de la Ópera de Viena.

 

También estaba en la Ringstrasse y de hecho fue el primer edificio del proyecto en verse finalizado.

Su arquitecto se quitó la vida , ya que el edificio supuso una desilusión para muchos vieneses que esperaban mucho más de él. (¡Si es que hay que tener cuidado con las expectativas! )

 

Os he relatado ya casi la  mitad del viaje, pero quedan todavía dos de las partes que más me gustan: un día entre los oníricos jardines y Palacio de Shönbrunn, el enoooorme parque del Prater y su noria  y una escapada por el Danubio a la capital eslovaca, Bratislava.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *