Europa, Suiza

Atravesando Europa. Día 1. Zurich: la casualidad más encantadora.

A los que nos gusta viajar, en los ratos muertos nos da por fantasear.  Te vas a un buscador de vuelos y, sin un destino determinado miras, “a ver qué hay” , “a ver si me encuentro algún chollo”.

Así fue cómo llegué a Zúrich, una ciudad sobre la que tenía algún prejuicio sin tener realmente ni idea de lo que podía encontrarme allí. Una ciudad que no estuvo nunca entre mis objetivos, precisamente por esas ideas erróneas y,  de la que me alegro profundamente de haber visitado.

Zurich en un día. Por las calles de Zurich
Coqueta , cosmopolita, limpia, cívica…En el corazón de Europa.

Suiza formó parte de mis vacaciones de 2016. El resto de destinos de aquel viaje los escogí como el primero: buscador de vuelos con llegada “a cualquier lugar” y me hice con los enlaces más económicos.

Me vi con 14 días por delante y una ruta de ZúrichLucernaAtenasMykonos y Budapest

Lo que al mismo tiempo me emocionaba, me daba también un poco de respeto ya que eran muchos traslados, muchos vuelos, trenes, nunca había pasado tantos días sola y no sabía si me iba a agobiar. 

Y para ser sincera y mostrar que no todo es color de rosa siempre, confieso que durante unas horas me agobié. La primera mañana de mi llegada esto reflejaban mis notas:

Acabo de llegar hace un par de horas. La realidad es que me siento un poco sola y con un poco de miedo o incluso agobio por todos los días que tengo por delante.
Me han clavado 5 euros por un agua…Y 40 los del móvil por pillar wifi para encontrar hotel.
La idea de la mochila era ideal, pero pesa… Tengo la espalda hecha polvo y hasta las 3 no puedo dejar las cosas en la habitación.

Creo que después cogeré un tranvía a la Estación Central y desde allí a caminar  y ver según avance. Y después a la desembocadura del Limmat en el Lago. Puede ser un buen atardecer.   Con las bromas del hotel llevo perdido medio día, pero bueno, queda mucho!! Y espero que mis sensaciones vayan mejorando .

Por supuesto, fue dejar el equipaje, ponerme cómoda, salir y se me olvidó TODO.

Zurich en un día. Sistemas de llaves en hoteles.

En los alojamientos de Zúrich es muy habitual que no haya recepción.  En la entrada, te encuentras un sistema de llaves. Es literalmente una caja en la pared en la que tecleas el código de tu reserva y estas caen. El problema es que no funciona a todas horas y en mi caso, llegué sobre las 11 y hasta las 15h no podía recogerlas. Por eso se me hizo tan pesada la espera.

La habitación que había reservado tenía también cocina, lo cual fue muy útil ya que los precios en Zúrich son prohibitivos . Un agua en una cafetería como comentaba antes, son más de 5 euros al cambio. Una ensalada incluso de supermercado no baja de 7-8. Y en un restaurante, uno de los platos típicos, ya se iba a 30-40 euros. 

Zurich en un día. Francos suizos. Visto y no visto.
Francos suizos. Visto y no visto.

Cuando empecé a descubrir la ciudad, lo primero que me llamó la atención fue su civismo. Tú no tienes que esperar en un paso de peatones a que los coches se detengan; no, ellos ven que te aproximas y ya lo hacen para que puedas cruzar.

Entre esa tarde y la del día siguiente recorrí todo Zúrich . La mañana la dediqué a hacer una escapada a un lugar que me dejaría enamorada: el Monte Üetliberg.

 

QUÉ VER EN ZURICH EN UN DÍA

Zurich en un día. Lago de Zurich

Si lo que quieres es tener una visión global de la ciudad, sin profundizar en la oferta de museos y galerías de arte, un día activo es suficiente para ello. Yo aconsejaría dos, para realizar el recorrido con un poco más de calma y para hacer la excursión al Monte Üetliberg.

BAHNHOFSTRASSE

Zurich en un día. Por Bahnhofstrasse

Desde la Estación Central, hasta el Lago de Zúrich, casi 1’5 km de lujosas tiendas, hoteles y restaurantes , hacen de esta una de las calles más caras del mundo. Si como a mí, te parece caro hasta el supermercado, olvídate de comprar aquí. Por supuesto mirar es gratuito 🙂

 

Zurich en un día. Por Bahnhofstrasse

 

BÜRKIPLATZ

Zurich en un día. Desembocadura Limmat.Lago de Zurich

Es en las cercanías de este lugar donde el Limmat desemboca en el lago.  Se pueden coger barcos de recreo y recorrer sus aguas teniendo una perspectiva diferente de la ciudad.

Aquí se encuentra también la estatua de Ganímides.

Zurich en un día. Estatua de Ganímides
El águila representa a Zeus, que lleva a Ganímides al Olimpo.

 

OPERNHAUS

Zurich en un día. Opernhaus.

Al otro lado del río, en una bonita plaza de aires tranquilos, se encuentra el Teatro de Ópera de Zúrich. En él se puede disfrutar, además, de espectáculos de danza, conciertos…

Zurich en un día. Opernhaus.
Los niños juegan en esta simpática fuente. El calor no era para menos. Me dieron muuucha envidia….

Esos días , las temperaturas eran realmente altas… Y a falta de playas, la gente optaba por refrescarse en el río o incluso en balnearios al aire libre.

Un día en Zurich.
En bikini por el centro.

Un día en Zurich.

GROSSMÜNSTER Y WASSERKIRCHE

Zurich en un día. Grossmünster y Wasserkirche.
Grossmünster a la izquierda y Wasserkirche a la derecha.

Este templo románico de Grossmünster ,cuya silueta con sus dos torres es tan famosa en la ciudad, fue fundada según la leyenda por Carlomagno sobre las tumbas de los patrones de Zúrich: San Félix y Santa Régula.
Te llamará la atención la sobriedad de sus muros, su escasa ornamentación… Tal vez por ello destaquen mucho más sus vidrieras. Las más modernas se colocaron en el 2009.

Un día en Zurich. Interior de Groosmünster.

 

Entre esta y otra de las iglesias más famosas, la Fraümuster, tenemos esta pequeña perla, la Iglesia del Agua.

Las primeras referencias escritas que se tienen de ella datan del año 1250 , lo que la convierte en una de las más antiguas. Su nombre viene dado de su emplazamiento , completamente rodeado  de agua por aquel entonces.

 

FRAUMÜNSTER Y  PETERSKIRCHE

Un día en Zurich. Fraumünster y PetersKirche de izquierda a derecha.
Fraumünster y PetersKirche de izquierda a derecha.

Ambas son otras de las iglesias más conocidas y de las imágenes más bonitas de Zúrich.

El órgano del primer santuario posee nada más y nada menos que 5793 túbulos.

Un día en Zurich. Órgano e interior de Fraumünster.
Órgano e interior de Fraumünster.

La Iglesia de San Pedro por su parte, presume de tener el reloj más grande de Europa. 

Durante siglos fue utilizada como torre de observación de incendios y contiene los restos del primer alcalde de Zúrich.

Un día en Zurich. Peterskirche.
Iglesia de San Pedro y su reloj de 8,7 metros de diámetro.

 

Un día en Zurich. Peterskirche.
Peterskirche desde dentro.

RATHAUS

Un día en Zurich. Rathaus, ayuntamiento

Este bonito edificio alberga el ayuntamiento.

La zona cercana, es conocida por ser un barrio de artesanos, de pequeñas tiendas…

FUNICULAR DE POLYBAHN

Un día en Zurich. Funicular de Polybahn.
Funicular de Polybahn.

Es uno de los dos que te llevan a las zonas más altas. Este en concreto se toma cerca de la Estación Central y te deja en la terraza de la Escuela Politécnica .

Desde hace casi 130 años está en activo y  puede actualmente transportar unos 50 pasajeros.

VIADUKT

Un día en Zurich. Viadukt. Zurich West.

Esta zona de moda es cuando menos curiosa. En Zúrich West, en cada arco del viaducto por el que pasa el ferrocarril, tenemos un negocio.

Un día en Zurich. Viadukt. Zurich West.

En el mercado cubierto te encontrarás desde boutiques, a productos de alimentación exclusivos , restaurantes, flores…

MIRADOR LINDENHOF

Situado en el parque del mismo nombre, donde antiguamente se encontró una fortaleza romana, tenemos un bonito mirador sobre el Limago.

Un día en Zurich. Vistas desde el mirador Lindenhof.
Vistas desde el mirador Lindenhof.

PUENTE MÜLESTEG

Un día en Zurich. Puente de madera Mülesteg.

Es desde este curioso puente, desde donde se obtienen algunas de fotos más bonitas de Zúrich, sobre todo de noche (Estas las guardo para el siguiente post).

Su peculiar estructura, hace que se mueva a medida que avanzas, o incluso si estás de pie en él en un día de viento.

 

MIRADOR NIEDERHOF

Este es el Barrio de las Universidades.  Puedes ascender a esta zona a través de empinadas calles empedradas, o con el Funicular de Polybahn.

Delante de la Universidad de ETH hay una bella explanada con originales asientos. Al aproximarnos a su extremo tenemos los tejados de Zúrich a nuestros pies.

Un día en Zurich. Univerisdad ETH
La Escuela Politécnica Federal de Zúrich es una universidad pública pionera en investigaciones en Europa y en todo el mundo.

 

Un día en Zurich. Mirador Niederhof
El sol cansado empieza a bajar para dejar que la noche se aproxime.

Acabé sentada en esa plaza pensando en lo que sacaba en limpio de mi día: una nueva lección . La lección de que está bien ser prudente en todo lo que hacemos, pero de que los miedos están para vencerlos, para hacernos crecer y para descubrir que es al otro lado, donde se encuentra la vida.

Si no saliera de mi zona de confort, olvidara las preocupaciones de “¿Y si me aburro tanto tiempo sola?” ”¿Y si me agobio?” “¿Y si?”…. ¡Y si!

¿Y si me lo paso fenomenal? ¿Y si son unas de las mejores vacaciones de mi vida? ¿Y si conozco gente maravillosa?

Si no me embarcara en este viaje, nunca vería ni viviría todas estas experiencias. Y son estas, en parte, las que nos hacen como somos, las que conforman nuestro carácter, forma de ser… Las que contribuyen a enriquecer y ampliar nuestro mundo, nuestro bagaje, nuestra perspectiva de la vida y sus prioridades… Así que , aunque pasara un par de horas un poco aturdida, SIEMPRE merece la pena todo lo que viene después. Fue un recorrido por 3 países y 5 ciudades, con sus contratiempos, que los hubo, pero que volvería a realizar sin duda si tuviera que decidirlo de nuevo.

”Nuestros miedos no evitan la muerte, frenan la vida.” Elisabeth Kübler-Ross

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *