Europa, Italia

Crónicas Italianas (V) De isla en isla: Murano, Burano Y Torcello.

Estando en Venecia y teniendo tiempo, no podía perder  la oportunidad de conocer algunas de sus islas más famosas: Murano, Burano y Torcello.

Normalmente no soy de excursiones organizadas. Me gusta hacer las visitas por mi cuenta, a mi ritmo… Pero esta en concreto me apeteció.

Hay varias empresas que se dedican a estos viajes, por lo que puedes contratarlo in situ sin problema, pero yo lo había reservado ya en España.

Mi barco, aunque creo que la mayoría lo hacen, salía de una zona muy próxima a la Piazza San Marcos.  Durante 4h, con un guía multilingüe recorrimos  estas 3 islas y visitamos un taller de un soplador de vidrio.

Alejándonos de Venecia. Camino de Murano, Burano y Torcello
Bye bye Venecia, nos vemos en unas horas.

El día amaneció con una temperatura muy agradable aunque un poco oscuro. Pero fue despejando y disfruté de una preciosa mañana soleada.

Los paseos en barco, con un clima que acompañe, para mí siempre son una delicia. Me encanta el sonido de las olitas que se crea, el viento, el silencio que suele haber… Solo por eso ya había merecido la pena la decisión.

MURANO

Aproximándonos a Murano
Aproximándonos a Murano y más concretamente al Taller Fornace Estevan Rossetto

A más o menos un kilómetro, fue la primera parada.  Esta isla está compuesta por 7 más pequeñas unidas también por sus puentes y canales.

Bajamos del barco directamente en el taller del artesano.  Situados en unas gradas, vimos como trabajaba vidrio.

Soplador de vidrio. Murano. Venecia
Un horno, algunos cubos con agua, herramientas y esa varilla a través de la que realiza el soplado.

Lo calentaba en su horno para posteriormente darle forma. Para mí era un virtuoso; nos hizo varias figuras en un abrir y cerrar de ojos.

Soplador de vidrio. Murano. Venecia
A ver con qué diseño nos sorprende….

 

Soplador de vidrio. Murano. Venecia
Ni 5 minutos!!!

Más tarde , nos llevaron a una exposición en la que veías desde lámparas , hasta vasos y joyas. Algunas ,auténticas obras de arte; por algo el cristal de Murano es de los más famosos del mundo.

Como el tiempo estaba limitado , ya casi era hora de retomar el viaje, así que no pudimos ver mucho más de este pueblecito.

BURANO

Casitas de colores Burano

Para mí esta fue sin duda la más bonita de todas. Con sus callejuelas estrechas, sus coloridas fachadas, sus puentecitos, barcos, su campanario inclinado…Ese halo marinero y tranquilo…

Aquí tuvimos tiempo para perdernos a nuestro gusto. 

Sol y color en Burano.
Sol y color en Burano.

Esta isla es muy conocida por su encajes de hilo. Hay numerosas tiendas dedicadas a ello.

Burano, famosa por su encaje
Burano, famosa por su encaje.

 

Artesana encaje Burano.
Artesana en una de las tiendas.

 

Productos de encaje de hilo, Burano.
Variedad de productos. Esto es lo más sencillo. Tienen mantelerías de precios altísimos que reflejan las muchas horas empleadas en su elaboración.

En Burano hay una sola iglesia, dedicada a San Martino y su campanario inclinado es de lo más pintoresco.

Iglesia de San Martino. Burano
Iglesia de San Martino.

 

Llegando a Burano.
Desde la distancia se aprecia mejor la inclinación.

Si tuviera que quedarme con una sola cosa, sería con esas casas de colores tan vivos. Los habitantes tienen que pintarlas cada cierto tiempo para que se mantengan así.

Burano y fachadas de colores.

Leí que existe la leyenda, de que los marineros empezaron a colorearlas de este modo para poder llegar a ellas los días de niebla.  De ser yo, con mi pésima orientación y lo mal que veo a veces, necesitaría colores, carteles luminosos y si me apuras un par de bengalas…

Con muy buen sabor de boca, tocó volver al barco para encaminarse al último destino.

TORCELLO

Embarcadero de Torcello

Esta fue antiguamente la isla más poblada de la república veneciana, pero hoy en día caminar por ella es como regresar a épocas pasadas.

Lo más famoso es la Basílica de Santa María Asunta y para llegar a ella recuerdo tener que hacer una caminata a través de un paisaje bastante rural.

Desde el barco a la Iglesia, el recorrido ascendía a lo largo de un canal y en este tramo no había un alma. Solo estábamos los viajeros.

Del embarcadero al corazón de Torcello
Del embarcadero al corazón de Torcello.

 

Árbol de granadas en Torcello
La primera vez que veía un árbol de granadas.

Poco a poco empezaban los negocios y la zona más turística. En su momento sé que no me había gustado demasiado, tal vez porque esperaba algo similar a Burano y este paraje era como más aislado. Pero viendo las fotos mi perspectiva cambia.

Torcello.
Más casitas de colores y embarcaciones en sus canales.

 

A lo lejos ya se ven Santa Maria Assunta y a la derecha el martyrion de Santa Fosca. Torcello.
A lo lejos ya se ven Santa Maria Assunta y a la derecha el martyrion de Santa Fosca.

 

Basílica de Santa María Asunta, Torcello
Basílica de Santa María Asunta construida en el año 639.

 

Patio posterior. Torcello.

 
Museo de Torcello.
Museo de Torcello.

 

Volviendo al barco. Torcello
Volviendo al barco.

 

De vuelta a Venecia, te llaman la atención estas construcciones.

Bricolas. Laguna Veneciana. Venecia.

Conjuntos de varios pilotes de madera unidos por llantas de hierro. Con o sin luces en su zona superior y en ocasiones con señales.

Bricolas. Laguna Veneciana. Venecia.

Se llaman bricolas y sirven para delimitar las zonas de navegación; las numeradas, como orientación y las iluminadas para facilitar el transporte nocturno.

No tuve la oportunidad de verlas así , pero si de día ya es bonito, de noche debe de ser una maravilla.

Se calcula que hay unas 90.000 en toda la laguna.

De vuelta en Venecia.
De vuelta en Venecia, de nuevo nublado.

Fue una mañana muy agradable y en la que descubrí/aprendí un montón de cosas.

El día siguiente lo pasaría en Liubliana y con eso finalizaría ese viaje. No fueron demasiados días ¡pero sí muy aprovechados!

2 thoughts on “Crónicas Italianas (V) De isla en isla: Murano, Burano Y Torcello.

  1. Cada día disfruto mas con este lujo de detalles de lugares que algunos no hemos visto o no veremos jamás, de esta forma. Siempre que me llega un aviso de algo nuevo se me hace tarde poder disponer de un momentito y disfrutar de viajar sin moverme de casa, gracias por regalar estas vivencias de las que disfrutaran los que no tengan la opción de poder viajar.

    1. Muchas gracias !!! Compartir todo esto ya me hace muy feliz, pero poder llegar a alguien y que disfrute con ello me deja sin palabras 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *