Europa, Portugal

Escapada de Navidad II. Oporto, todavía podías ser más bonito.

Si esta ciudad ya de por sí es bonita, ¡imagínate Oporto en Navidad! En el último post te hablaba sobre Matosinhos, el lugar en el que pasamos la primera parte de nuestra escapada navideña. En este otro te voy a contar lo que hicimos en Oporto en Navidad.

OPORTO EN NAVIDAD

Oporto en Navidad. Iluminación del centro.

Oporto es una ciudad que ya de por sí enamora al que la visita. Con su gente amable, su tranquilidad, sus casitas de azulejos y su paseo paralelo al Duero; enseguida sientes ese aire familiar que te hace sentir como en casa.

Matosinhos fue esta vez nuestra ciudad base, pero pasamos este puente entre ésta y Oporto. Al visitar Oporto en Navidad, probablemente te vas a encontrar mucha, mucha gente; pero esta ciudad jamás defrauda. Sus calles se visten de luces, sus plazas y edificios se engalanan con sorprendentes adornos y se respira felicidad.

CENTRO DE OPORTO EN NAVIDAD

Oporto en Navidad. Iluminación del centro.

Callejear por el centro de Oporto en Navidad es un imprescindible en estas fechas. Las calles, los edificios, las tiendas…cubren sus escaparates, sus balcones y sus fachadas de adornos, luz y en algunos puntos también villancicos. Mi consejo: sigue las luces, de este modo no te perderás ni una calle, ni pizca de su magia.

ÁRBOL DE NAVIDAD EN OPORTO

Oporto en Navidad. Iluminación del centro.

Podrás ver el árbol en la Plaça dos Aliados. 30 metros de luz dorada situada al fondo de la plaza, justo delante del impresionante edificio del ayuntamiento. En esta plaza también podrás ver el Monumento a Garret o la Fuente de los Aliados.

El árbol no es el único adorno de esta plaza, todos los arbolitos naturales se ven rodeados de pequeñas luces, así como los edificios que la circundan, y palabras como «sueño», «abrazo»…también se pueden ver iluminadas.

MERCADILLOS Y MERCADOS DE NAVIDAD EN OPORTO

Oporto en Navidad. Mercadilllos navideños.

Fueron 2 los mercados de Navidad que visitamos en Oporto. Bueno, en realidad eran uno la continuación del otro, porque ambos se encontraban en distintos puntos de la Plaça da Batalha. La zona que estaba un poquito más pegada a la Ilgesia de San Ildefonso, nos pareció un poco sobria, pero a medida que avanzamos nos gustó mucho más (entre otras cosas porque había vino caliente y nos pirra). En esa zona ya había decoración más navideña y adornos para vender, globos de colores y luces, mesitas de madera, puestos de comida… Nos encantó esta zona.

MÁS COSAS QUE HICIMOS EN OPORTO EN NAVIDAD

CENAR EN LA PLAZA DA RIBEIRA

Oporto en Navidad. Plaza da Ribeira.

Tanto de día como de noche, esta plaza es para mí de las más bonitas que existen allí. Si miras hacia la ciudad, la esencia de este barrio está tatuada en cada fachada. Me fascina su colorido, su cercanía. Y en el lado opuesto, puedes disfrutar del paseo de la Ribeira, de Vila Nova de Gaia en la otra orilla, el funicular en lo alto y las bodegas una a continuación de la otra.

Cenita en la Plaza da Ribeira.

La primera noche nos quedamos a cenar en una de sus terracitas. A pesar de que nos moríamos de frío en la calle, enseguida entramos en calor con las estufas y mantitas que había en cada mesa. Son capaces de hacer acogedor cada rinconcito. Además pedimos una sopa de verduras, buenísima por cierto, calentita, y nos sentó fenomenal.

PASEO DE LOS 6 PUENTES

OPorto en Navidad. Paseo de los 6 puentes.

Esta era la tercera visita que hacíamos a Oporto y sin embargo, la primera vez que se nos ocurría probar este paseo. Nos encantó.

El crucero es a bordo de un rabelo: el barco en el que tradicionalmente se transportaban las cubas de los viñedos a las bodegas. Parten cada 30′ de una zona cercana a la plaza del punto anterior y te llevarán, mientras escuchas una explicación, del Puente de Freixo, al Puente de la Arrábida en la desembocadura.

Vilanova de Gaia y teleférico.

Nosotros lo hicimos al atardecer y lo recomiendo, porque el sol se iba escondiendo y envolvía todo con esa luz dorada que multiplica la belleza, tanto de esa perspectiva diferente de la preciosa Ribeira con sus pintorescas casitas, como de la orilla de Vila Nova de Gaia, con sus bodegas y teleférico.

Compramos las entradas en el hotel, pero también puedes comprarlas justo al lado del embarcadero, o con antelación aquí. El precio es el mismo: 15 euros.

LOS PASTELES MÁS RICOS DEL MUNDO

Pasteles de Manteigaría.
Esta foto la saqué de Internet. Mis pasteles desaparecieron en un visto y no visto.

En Oporto encontrarás multitud de pastelerías con dulces deliciosos, pero para mí, la palma se la lleva un localcito llamado Manteigaria, en Rúa dos Clérigos.

La primera vez que pasamos, las colas llegaban y ocupaban gran parte de la calle, pero por la noche apenas había 10 personas, así que entramos. Por lo que pude ver, solo venden pasteles de Belem. ¡Y qué pasteles! Como cocinan durante todo el día, los venden todavía calentitos: el hojaldre está crujiente y la crema tan blandita que se deshace. No he probado cosa más rica en mi vida. Te hacen cerrar los ojos para multiplicar y percibir todavía más el sabor. ¡Tienes que probarlos!

JARDINES DEL PALACIO DE CRISTAL

Jardines del Palacio de Cristal.

Estos jardines, que pueden pasar desapercibidos, son uno de los rincones más bonitos de Oporto. Si quieres disfrutar de la naturaleza, la tranquilidad y una puesta de sol con unas vistas increíbles, te van a encantar. Abrieron en 1860 y el paseo entre sus fuentes y diversos ambientes y jardines temáticos ( Jardín de las Medicinas, Jardín de los Sentimentos…) es todo un placer.

Jardines del Palacio de Cristal.

Si miras un plano, tal vez te parezca que queda un poco alejado porque no están en el centro, pero habrá unos 20′ paseando hasta Cais da Ribeira.

Si te ha gustado esta entrada de Oporto en Navidad, a continuación te dejo más información sobre cosas imprescindibles que ver en Oporto, y también sobre la cercana y bonita Matosinhos, por si decides hacer una escapada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *