Europa, Grecia

Atravesando Europa. Día 5. Atenas. El perfil más bello de la Acrópolis y de unas colinas de ensueño.

Sí, me fui pitando a la visita a la Acrópolis de Atenas en cuanto amaneció. ¡Viva el turismo y viva la previsibilidad! 2 días en Atenas son suficientes para ver y recorrer con calma su centro, sus múltiples monumentos, las bonitas colinas de Filopapo y Licabeto si te gusta caminar, probar sus platos… Pero si dispones de más tiempo y el clima acompaña, yo aconsejaría también una visita a sus playas y por qué no, al puerto.

VISITA A LA ACRÓPOLIS DE ATENAS: ENTRADAS, PRECIOS Y HORARIOS

La tarde anterior había visto un poco la zona en la que me alojaba y parte del centro, pero tenía muchísimas ganas de ver el Partenón. Adquirí una entrada combinada en el acceso al recinto que me daba libertad para visitar la Acrópolis entre las 8 y las 17h de lunes a domingo.

Visita a la Acrópolis de Atenas.
Adentrándome en la Acrópolis.

Por 30 euros (15 si eres estudiante) puedes visitar todos los monumentos de este conjunto arquitectónico y a parte, otros más alejados, como el Templo de Zeus Olímpico o la Biblioteca de Adriano.  Si te apetece hacer algo diferente y recorrer este enclave en bicicleta, puedes reservarlo aquí.

PARTES DE LA ACRÓPOLIS DE ATENAS

Lo primero que te encuentras al entrar, es el Teatro de Dioniso.

Visita a la Acrópolis de Atenas. Teatro de Dioniso.

En él tuvieron lugar las primeras representaciones en Atenas: mimos y danza en honor al dios. Fue construido en el S.VI con una capacidad para ¡17000 personas!

Visita a la Acrópolis de Atenas. Teatro de Dioniso desde lejos.

Mejor conservado, revestido en mármol blanco y un poco más antiguo que este (S.II), se encuentra muy próximo el Odeón de Herodes Ático.

Visita a la Acrópolis de Atenas. Odeón de Herodes Ático
Visita a la Acrópolis de Atenas .Odeón de Herodes Ático

Funcionó apenas 100 años como lugar para audiciones musicales. Aunque más adelante, ya en nuestra época, albergó desde la celebración de conciertos, hasta galas como Miss Universo. A este no se puede acceder, pero hay una vista magnífica desde la base de la Acrópolis.

Qué ver en Atenas. Acrópolis. Odeón de Herodes Ático
Odeón de Herodes Ático. Visita a la Acrópolis de Atenas.

Bajo un cielo azulísimo y un calor aliviado por la brisa que corría, seguías ascendiendo los 156m sobre el nivel del mar en que se sitúa la colina.

Qué ver en Atenas. Acrópolis. Propileos.
Propileos

Atravesando los Propileos, que eran la entrada a la Acrópolis, el espacio se ensanchaba y se abría la explanada en la que se concentraban los puntos más conocidos.

Visita a la Acrópolis de Atenas. Partenºon, nubes y cariátides.
De izquierda a derecha: el Erection, 4 nubes y el Partenón.

¿Quién no piensa en Atenas y visualiza casi de forma automática el Partenón?
Es su edificio más representativo y famoso. No te llegará una foto. Te harás, y le harás 20.

Visita a la Acrópolis de Atenas. Partenon
Fue construido en el SV a.C en honor a la diosa Atenea y para albergar en su interior una espectacular estatua de la misma de 12 metros de atura en oro y marfil.


A lo largo de los siglos, le pasó de todo… Fue utilizado como iglesia, como mezquita, como polvorín estallando además su contenido…Sufrió las consecuencias de un terremoto, de un expolio… Bien pensado, casi somos privilegiados por tenerlo todavía en pie.

ERECTION

Qué ver en Atenas. Acrópolis. Erection
Visita a la Acrópolis de Atenas. Erection y cariátides.

Cuentan las leyendas que fue construido donde la diosa Atenea hizo florecer el primer olivo de Grecia.
Lo más llamativo es  el pórtico de las Cariátides : 6 columnas con forma de mujer en su parte lateral.

Qué ver en Atenas. Acrópolis. Erection
Con los olivos alrededor y tan bien conservado, fue el que más me gustó.
Las columnas son réplicas, ya que las auténticas estaban en el Museo de la Acrópolis y creo que otra se conserva en el Museo Británico.

TEMPLO ATENEA NIKÉ

Qué ver en Atenas. Acrópolis. Templo de Atenea Nike

Se erigió como monumento conmemorativo de la victoria de los atenienses en la batalla naval de Salamina (448 a.C.), En su interior había una estatua de Atenea  a la que le habían cortado las alas para que no abandonara el lugar y siguiera protegiendo al pueblo.

Seguí curioseando por los alrededores de la Acrópolis. Hay infinidad de caminos serpeteantes, que suben y bajan, que transcurren entre pequeños grupos de árboles o al sol sin dar tregua. Uno me llevó a una pequeña cima desde la que podía ver el Ágora Antigua al fondo.

Colinas de Filopapo y Licabeto.

Eso lo vería más tarde.

COLINAS DE FILOPAPO, LICABETO Y MÁS COSAS QUE VER EN EL CENTRO DE ATENAS

Seguí caminado hasta llegar a la Colina de Filopapo. Por un lado tenía unas vistas preciosas de la Acrópolis y por el otro de Atenas y el mar. Sin duda, este es uno de los mejores miradores de toda la ciudad. En apenas 15′ estarás en la cima sin demasiado esfuerzo.

Colinas de Filopapo y Licabeto. La Acrópolis desde Filopapo.
Muy peinadita. Menos mal que hacía viento porque el calor era exagerado.
Colinas de Filopapo y Licabeto. Vistas desde Filopapo.
Colinas de Filopapo y Licabeto. Vistas desde Filopapo.

Y en su parte superior, el Monumento Funerario a Filopapo. Construido en el S.II en honor al destacado gobernador romano.

Colinas de Filopapo y Licabeto. Monumento funerario en Filopapo.
Colinas de Filopapo y Licabeto. Monumento funerario en Filopapo.

Una vez abajo, fui al Ágora Antigua.Este era el centro de la vida social, política y cultural del momento.

Qué ver en Atenas
Descendiendo la colina. A la izquierda el Observatorio Nacional de Atenas.

 

Qué ver en Atenas. Ágora Antigua
Ágora Antigua con Acrópolis al fondo.

Qué ver en Atenas. Ágora Antigua
En la foto se puede ver cómo era la distribución de los edificios y zonas y todavía hoy se conservan algunos en muy buen estado.

Qué ver en Atenas. Templo de Hefesto
Templo de Hefesto

 

Qué ver en Atenas. Museo del Agora Antigua
Museo del Ágora Antigua

 

Qué ver en Atenas. Iglesia de los Santos Apóstoles
Iglesia de los Santos Apóstoles

La verdad es que me estaba encantando, pero estaba agotada y me moría de hambre. Así que hice una parada para comer. A qué comer y en qué zona de Atenas hacerlo voy a dedicarle un post específico porque había un montón de cosas típicas y merece la pena curiosearlas todas. Pero dejo un pequeño adelanto 😉

Me acerqué a la zona del Ágora Romana en la que había multitud de locales.

Qué ver en Atenas. Ágora Romana
El Ágora Romana era una antigua plaza pública. A la derecha, la octogonal Torre de los Vientos.

 

Qué ver en Atenas. Ensalada griega
Ensalada griega. Era el primero obligado.

Cuando me recuperé un poquito, metí agua en la mochila y a seguir. Realmente no notabas tanto calor porque hacía mucha brisa, pero era tremendo. Te deshidratabas sin darte cuenta. En todo el día me bebí casi 4 litros, en la vida. Me habían dicho que en el barrio de Anafiotica había bonitas calles con pequeñas casas blancas y azules, pero no conseguí verlas.

Qué ver en Atenas. Calles Anafiotica
Calles empinadas y estrechas en Anafiotica.

Atravesando esa zona fui a ver el Arco de Adriano, el Templo de Zeus Olímpico, el Estadio Panatenaico y recorrí el Jardín Nacional camino de la Colina de Licabeto.

Qué ver en Atenas. Templo de Zeus Olímpico
Templo de Zeus Olímpico u Olimpeion desde la Acrópolis.

 

Templo de Zeus Olímpico
Templo de Zeus Olímpico

 

Qué ver en Atenas. Arco de Adriano
Arco de Adriano. 18m de altura para rendir culto al emperador del mismo nombre.

 

Qué ver en Atenas. Estadio Panatenaico.
Estadio Panatenaico.  Construido en mármol 1869, albergó los primeros Juegos Olímpicos de nuestra era en 1896.  El previo, de madera, construido en el mismo lugar, databa del  año 330 a.C.
Ellos  rendían culto a  Atenea mediante pruebas de hípica, atletismo,  lucha o carreras de cuadrigas.

Puedes acceder a él y pasear entre sus gradas, pero me limité a verlo desde fuera.

Si miráis en este mapa el recorrido de todo lo hecho en el día, ¡es media Atenas!

Colinas de Filopapo y Licabeto. Plano de Atenas.
Plano de Atenas. Colinas de Filopapo y Licabeto destacan en las zonas verdes.

El Jardín Nacional es precioso. Se abrió al público hace menos de un siglo y su diseñador recorrió el mundo buscando las plantas más exóticas y exclusivas.
Es un pequeño pulmón refrescante y verde en medio de un paisaje bonito, pero más bien árido.
Estanques de aguas azules, tortugas en ellos, fuentes… Hacen de él un rincón carga-pilas con solo verlo.

Qué ver en Atenas. Entrada del Jardín Nacional.
Entrada del Jardín Nacional.

Qué ver en Atenas. Jardín Nacional.

 

Qué ver en Atenas. Jardín Nacional.
¡ Tortugas !

Con el cansancio que iba acumulando, a la Colina de Licabeto tenía pensado subir en funicular y bajar andando pero, cómo no, se me complicó el plan. Primero, como no encontraba el lugar civilizado por el que subir, terminé haciendo casi un trail por unas cuestas empinadísimas (entre árboles, menos mal…)
Cuando por fin encontré un camino y lo que creía la entrada al recinto del funicular, una señora me dijo que estaba cerrado hasta dentro de una hora. Había unos banquitos con unas vistas espectaculares, así que decidí esperar allí.

Colinas de Filopapo y Licabeto. Vistas desde Licabeto
Time to wait in Licabeto.

Sentada, tumbada, sentada otra vez… Pero no lo sentí un contratiempo ni una pérdida del mismo. Había mucho silencio y era muy agradable, y sin móvil ni distracciones semejantes estuve muy a gustito allí con mis pensamientos.

La hora pasó, pero el funicular resultó ser una capilla…En serio… No fui capaz de verlo, de hecho ¡ya dudo de su existencia!Di un par de vueltas, encontré otro camino y subí andando. Es tan bonito… La bandera griega ondeaba en la cima al lado de una coqueta capilla blanca. Merece la  pena el esfuerzo.

Colinas de Filopapo y Licabeto. Capilla de un blanco impoluto en lo alto de Licabeto.
Capilla de un blanco impoluto en lo alto de Licabeto.

Colinas de Filopapo y Licabeto.

 

Colinas de Filopapo y Licabeto.
Colinas de Filopapo y Licabeto. Atenas ondea en lo alto de Licabeto.

Después de quedarme un ratito allí , decidí dar por finalizado el día.

En el trayecto de un lugar a otro, había visto alguna zona del centro pero sin profundizar demasiado. Y todavía tenía pendientes sus playas; así que me quedaba otra jornada de caminar, pero también de relajarme y de disfrutar del sol y las aguas del Egeo. 🙂

Si te ha gustado este post, en estos enlaces te dejo más información sobre las playas de Atenas, sobre qué comer y comprar en Atenas y donde hacerlo, sobre los contrastes entre turismo y pobreza que observé durante mi viaje, y también sobre qué ver en Mykonos por tu cuenta.

 

Copyright © 2019 Crónicas de una Wanderlust.

4 comentarios sobre “Atravesando Europa. Día 5. Atenas. El perfil más bello de la Acrópolis y de unas colinas de ensueño.

  1. Descubrindo o teu blog. Interesantísimo e moi ben escrito! Noraboa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *